Crónica de una extradición: Alejandro Toledo

SOSLEGAL - ÁREA DE DERECHO PENAL

Abogado: Carlos Chisan Orihuela

La prisión parece ser el destino final e inevitable del ex presidente de la república Alejandro Toledo Manrique, luego que la justicia de Estados Unidos concluyera que su extradición es procedente, al haberse hallado pruebas suficientes que justifican su repatriación,  solicitada por el gobierno peruano por el caso Odebrecht.

Después que el magistrado Thomas Hixson de la Corte del Distrito Norte de California,- con sede en San Francisco- de EEUU, avaló la extradición del ex presidente del Perú el panorama se ha tornado incierto y oscuro para el líder de la “chakana”. El cuadernillo de extradición  está en manos del secretario de Estado de Norteamérica  Antony Bliken, quien decidirá su extracción.

El tribunal norteamericano,  ha tomado en consideración las pruebas sobre la existencia de un acto criminal y ha considerado que estas serían suficientes, para sostener la acusación por  conspiración y lavado de dinero. El magistrado en mención,-conoce al detalle el caso,-  pues lo está llevando desde hace más de dos años, quien halló pruebas suficientes que justificarían esta medida, y que ha sido el propio Gobierno de EE.UU. el que ha representado los intereses de Perú a lo largo del proceso. Así, todo conduce a suponer que Blinken procederá con la extradición, aunque por el momento el Departamento de Estado no ha emitido su decisión.

LA EXTRADICION

El tratado de extradición entre ambos países, que ha examinado el juez y en virtud del cual se puede proceder con la entrega del ex mandatario a las autoridades peruanas, se firmó el 26 de julio de 2001,-dos días antes de que Alejandro Toledo accediera al sillón de Pizarro-. En ese sentido, para que el poder Ejecutivo estadounidense pudiera proceder con la extradición, debió determinar que el fugitivo era «extraditable», es decir, que la acusación contra Toledo Manrique tenía sustento legal y se ajustaba a derecho, respecto del Tratado que se firmó entre ambos países.

EL SOCIO MAIMAN

En su resolución, el juez rechazó los argumentos del expresidente sobre la responsabilidad del empresario Josef Maiman. La defensa de Toledo,  alegaba que Maiman fue quien se quedó con las coimas entregadas por la constructora brasileña, pero el magistrado no acogió esa versión. Según las investigaciones del Ministerio Público, el exmandatario de 75 años, habría recibido una coima de  35 millones de dólares de la constructora Odebrecht a cambio de favorecer a esta empresa brasileña, en sus proyectos y negocios en  nuestro país.

Para los fiscales que investigan el caso, las evidencias del gobierno establecerían que Maiman no generó ninguna ganancia del dinero recibido a nombre de Alejandro Toledo.  El otro testigo clave es Jorge Barata, el exrepresentante de Odebrecht en Perú, quien reveló la entrega de coimas al ex líder de Perú Posible. Asimismo, Maiman indicó que recibió cerca de US$34 millones en coimas y que, de ese monto, solo US$21 millones fueron para el “cholo de Cabana”. Según se cita, el empresario indicó que el resto del dinero, entre 13 y 14 millones de dólares, fue entregado “a través de pagos a su esposa Eliane Karp,  familiares y negocios vinculados al “cholo sano y sagrado”. Según la Fiscalía peruana, Odebrecht depositó las coimas en las cuentas del empresario Josef Maiman, quien, a su vez, derivó el dinero a la offshore costarricense Ecoteva, que tenía como titular a la madre de Eliane Karp, Eva Fernenbug.

HABEAS CORPUS

La resolución que emitió la justicia norteamericana es firme y no puede ser apelada, aunque la defensa de Alejandro Toledo sí podría solicitar como última ratio una orden de «habeas corpus» para comparecer ante un tribunal y que este a su vez decida, si su arresto fue inconstitucional. Aun así, la petición de «habeas corpus» por parte de Toledo no paralizaría automáticamente el proceso, sino que sería la Corte de EEUU,  la que tendría que ordenar específicamente que se ponga en suspensión la extradición mientras esta se resuelve.

Para varios juristas, el recurso extraordinario de Habeas Corpus, solo sería una maniobra dilatoria, solicitud que se presentaría en forma paralela a la justicia federal. Como se sabe la justicia federal tiene la decisión del juez Hixon como una instancia definitiva, pero sí puede activar el hábeas corpus alegando que se afectó el derecho de la defensa. En ese sentido, el objetivo del defensor del ex mandatario abogado Roberto Su, es dilatar la extradición.

En ese orden de ideas, un juez evaluará en cada instancia si se respetó los derechos del imputado. Si esto fuera así, es difícil pronosticar el tiempo que demore el proceso, y esperar que el habeas corpus sea rechazado en primera instancia y a partir de ahí se tomará la decisión de extraditar al ex presidente.

Como epilogo de esta crónica policial, el líder de la marcha de los “cuatro suyos” habría entrado en desesperación y en una profunda depresión, cuando el Juez le leyó su Resolución. Su abogado Roberto Su, ha enfatizado su disconformidad con la decisión del Juez, argumentando que existen graves contradicciones e inconsistencias  que han afectado el debido proceso.

TENGA EN CUENTA

El expresidente Toledo, fue detenido el mes de julio de 2019 en el Estado de California,-donde residía durante los últimos años,- estando ocho meses en prisión y los primeros meses del proceso de extradición  fue recluido en la prisión de Santa Rita y la correccional Maguire, por considerarse que existía peligro de fuga. Sin embargo, con el inicio de la pandemia fue excarcelado el 20 de marzo del 2020 para cumplir arresto domiciliario en el Área de la Bahía de San Francisco, siendo obligado a usar grilletes electrónicos.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp