Camino hacia la COP 21 – París “Alcances sobre lo que se debe reformular para lograr la eficacia del Protocolo de Kioto, y lograr un avance significativo en la lucha contra el cambio climático”

SOSLEGAL - ÁREA DE DERECHO AMBIENTAL

Dra. Nathaly Torres López
Area Ambiental
Soslegal Abogados

Hoy en día se escucha hablar mucho sobre el fenómeno denominado “El cambio climático”, pues ya sentimos los efectos del mismo de una manera más palpable. Y es que solemos justificarnos en tal fenómeno cuando logramos percibir los grandes desastres naturales que hoy en día se vienen dando, los grandes cambios de temperatura, las estaciones ya no definidas en casi todo el mundo y la escasez de los recursos que son vitales para preservar nuestra propia vida en la tierra; pero ¿En realidad sabemos de qué hablamos cuando nos referimos al cambio climático? ¿Sabemos acaso cuales son las medidas jurídicas a nivel internacional hoy en días vigentes para combatirlo?, y por último ¿Qué implicancias tiene nuestro comportamiento muchas veces contaminante, por más mínimo que parezca, en agudizar el problema de contaminación ambiental y por ende el fenómeno del calentamiento global, y hacer casi insostenible la lucha que se viene dando contra ella?.

En merito a poder aclarar las dudas que se puedan tener respecto a las preguntas anteriormente descritas en el párrafo precedente, es importante  empezar explicando que es el cambio climático, pues entonces diremos que entre la definiciones  más relevantes, hemos podido concluir que el cambio climático, se concibe por ejemplo como: “El fenómeno de carácter planetario de mayores repercusiones ecológicas, políticas, económicas y sociales”[1].  Siendo actualmente una realidad, cuyos efectos  se dejan sentir en todos los ámbitos, no hay límites, pues todo se ve y crecientemente afectado por el incremento de la temperatura”[2].

Una vez descrito de manera sencilla tal fenómeno, que en realidad es de una formula aún compleja para muchos investigadores; afirmamos que existe la necesidad de actuación de carácter urgente para poder combatirlo, ello dado en que entre otras cosas, los costes medioambientales, económicos y sociales de la inacción – que repercuten principalmente sobre los pobres, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados – son inasumibles.

Cabe recalcar, que “Cambios climáticos “ha habido siempre. Sin embargo, lo nuevo de la situación actual es que, con toda seguridad, ésta fuertemente influida- si no causada- por la actividad humana: como señala el Tercer Informe de Evaluación sobre el Cambio Climático, GIEC, “hay nuevas pruebas de que la mayor parte del calentamiento observado en los últimos cincuenta años se debe a las actividades humanas”, y en concreto es probable que la mayoría del calentamiento observado en los últimos cincuenta años se deba al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero”.[3]

Como siguiente punto, es preciso indicar que en la actualidad el cambio climático tiene como base jurídica la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), adoptada en Nueva York el 9 de mayo de 1992, y que entro en vigor el 21 de marzo de 1994; siendo definido como uno de los acuerdos ambientales internacionales que goza de apoyo más universal, y busca reforzar la conciencia pública, a escala mundial, de los problemas relacionados al cambio climático. Empero es importante mencionar que existe la vigencia, en merito a la lucha contra el cambio climático , existe también , el Protocolo de Kioto, que fue adoptado en la tercera sesión de la Conferencia de las Partes contratantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático , y que actualmente es el único mecanismo internacional para empezar a ser frente al cambio climático y a minimizar sus impactos; ya que con el Protocolo de Kioto se da la implementación del Convenio.

Una vez habiendo absuelto mediante los párrafos precedentes , dos de las preguntas antes formuladas en el presente artículo , es preciso entonces pasar ahora a detallar los puntos clave, que al parecer del análisis que he realizado sobre el presente tema, no pueden dejar de tratarse en la COP 21 – Paris , puesto que este es el siguiente evento internacional para dar tratamiento a la problemática que involucra el cambio climático , a sus avances , y a los puntos que son necesarios replantear , para poder lograr la eficacia de lo establecido actualmente en el Protocolo de Kioto ; buscando su mejora o replanteamiento en lo que actualmente se encuentra establecido en él.

Ahora bien, en primera instancia se debe formular que es necesario que se tome acción firme y pronta en materia de mitigación de emisiones, aunar esfuerzos, buscando el compromiso unánime de todos los países, pues la afectación por el cambio climático no conoce de fronteras, de lo contrario estaremos enfrentándonos a una gran incertidumbre respecto a las fórmulas más idóneas para enfrentar el problema. Por tanto, no debe existir falta de decisión política, se debe ser capaces de llegar a acuerdos entre los países, por muy distintos que sean aun los intereses; ya que, la mitigación de los efectos del cambio climático debe ser un objetivo común. Todo ello con respecto a los países que aún no han ratificado el Protocolo de Kioto, y que por ende hacen más lento y difícil el poder afrontar el cambio climático, tales como: EE.UU y Japón.

Por otro lado, es necesario el reforzamiento del sistema de vigilancia para el cumplimiento del objetito, esto debido a que por ejemplo la arquitectura institucional de los mecanismos de flexibilidad y, en particular, la de los denominados mecanismos de desarrollo limpio, muestra con singular claridad los problemas de control que suscita la garantía de efectividad de los objetivos de reducción de emisiones. La debilidad del sistema radica en los sistemas de control del cumplimiento de los objetivos, y, en su caso de sanción de los incumplimientos.

Además, es importante tomar conciencia de la necesidad urgente de realizar de inmediato grandes reducciones, lo que no hace el Protocolo actualmente. Para ello se debe incentivar la transformación del modelo energético actual, sin tener la necesidad de una producción sustentada en los combustibles fósiles, generando alternativas distintas, aunque éstas solo puedan ser de forma transitoria, y que sean menos contaminantes, como por ejemplo: Gas – menos contaminante.

Actualmente el Protocolo de Kioto se basa en un sistema de compraventa de emisiones, que permite a los mayores productores comprar “créditos” y no hacer nada para cortar sus propias emisiones, y pagar a otras compañías o países para reducir sus emisiones con nuevas tecnologías (por ejemplo, cambiando de carbón a gas natural), proyectos para “capturar carbono”, etc. Se debe mejorar este sistema, tomando como referencias algunas limitaciones que por ejemplo se hacen a los países de la UE, para que no se cometa un abuso del sistema de compraventa de emisiones, y se busque un compromiso real respecto a las emisiones que realiza cada uno de los países.

Por otro lado, la prioridad de los países  en vía de desarrollo debe incluir la exigencia de controlar las emisiones puesto que están condenando a la ineficacia las reducciones asumidas por los países desarrollados. “Mediante la utilización de los denominados “instrumentos flexibles”, entre los que se encuentra el comercio de derechos de emisión. Ningún país en vías de desarrollo asume objetivos cuantificados de recortar sus emisiones: únicamente es aplicable a los países industrializados (prácticamente todos los de la OCDE y alguno del Este Europeo)”.[4]

Una vez analizados los puntos precedentes, que son parte de la conclusión del presente artículo,  y por ende teniendo certeza que aunque el Protocolo de Kioto , es un instrumento internacional de mucha importancia y máxima relevancia respecto a lo que significa el afrontar el cambio climático ,  es necesario precisar que aún queda mucho por subsanar y avanzar , y que nos toca a cada uno de nosotros ser parte de este gran cambio , hasta en los más mínimos detalles que ayuden a que pueda paliarse la gran contaminación que hemos realizado a nuestro medio , a partir de industrialización con mayor magnitud , siendo entonces,  especialmente importante recordar que : “Somos una generación plenamente consciente de la problemática del cambio climático y la última que puede frenar los efectos del cambio climático. Cuánto más tardemos en actuar, mucho más difícil va a resultar mitigar los efectos. O lo hacemos en el plazo marcado por los expertos o realmente va a ser prácticamente imposible que lo logremos”.[5]

 

[1] José Francisco Alenza Garcia, Miren Sarasibar Iriarte. Cambio Climático y Energías Renovables. Thomson Civitas.2007.Pág.11.

 [2] Andrés Betancor Rodríguez .Derecho Ambiental .LA LEY Grupo wolters Kluwer.2014.Pp.758.

 [3] Iñigo Sanz Rubiales. El Mercado de Derechos a Contaminar. Régimen Jurídico-Público del Mercado Comunitario de Derechos de Emisión España. LEX NOVA.2007.Pág.07.

[4] Iñigo Sanz Rubiales. El Mercado de Derechos a Contaminar. Régimen Jurídico-Público del Mercado Comunitario de Derechos de Emisión España. LEX NOVA.2007.Pp.105-106.

[5] .- Ibon Galarraga. ”El diario norte Euskadi”. (En línea). 2015. Disponible en la Web: http://www.eldiario.es/norte/euskadi/generacion-frenar-efectoscambioclimatico_0_367814012.html