El derecho a ser mejores personas

SOSLEGAL - ÁREA DE DERECHO PÚBLICO

Juan Francisco Arana . Responsable del Área de Derecho Público

Esta pandemia nos ordena entregar nuestra libertad a nuestros gobiernos, pero hasta cuándo puede ser el límite, de otorgar la vida de los 33 millones de peruanos.

El infortunio de esta pandemia nos ha demostrado que la única manera es estar juntos para que podamos vencerla, pero ello no significa entregar nuestra libertad. Debemos cambiar para evitar desaprender lo que por décadas hemos vivido, la informalidad, la falta de honestidad, la pereza, la impuntualidad, Debemos comenzar desde cada uno de nosotros, con la reflexión necesaria, que de continuar con esas malas costumbres, nos expondremos al peligro, ello nos llevará a la desaparición de nuestros seres amados, aquellas personas con un sistema inmunologico debilitado, que es la comun caracteristicas de nuestros adultos mayores, su perdida y la perdida de vidas humanas, sólo nos llevará a entregar nuestro destino a la coacción, a la fuerza que es el ejercicio del autoritarismo, sacrificando nuestra libertad en procura de la salvación, otorgar el poder en pocas personas, constituyendo un peligro mayor, el poder sobre nuestras vida y nuestros destinos, renunciando a la libertad y ser dueños de nuestro destino en el ambito personal. El equilibrio de poderes es esencial, porque la concentración del poder es muy peligroso, que el poder caiga en las manos equivocadas, siempre tendremos una guerra por pelear, una lucha por dar, un reto que vencer, pero hay que luchar nuestras propias batallas. Nuestra humanidad, nuestra naturaleza a lo largo de  generaciones nos han permitido sobrevivir, algunos lo llaman instinto de supervivencia, otros hablan de que ello se encuentran en nuestros genes. El covid 19 no podrá acabarnos, como sociedad, nos permitirá transformarnos, adecuarnos a los cambios innovar, desaprender y volver a aprender y proponer soluciones, la innovación, la creatividad la búsqueda de soluciones, los resultados. No es acaso lo que hacemos día a día, hoy el trabajo, antes la tarea y mucho antes el aprendizaje inicial. Es la oportunidad de recuperar todo, consigamos cuidarnos, prevenir, es la pelea de nuestras vidas y las vamos a ganar. El precio de la libertad es alto, estamos dispuestos a pagar el precio, si estamos solos que así sea, Nuestra fe se centra en nuestra gente, es lo que nos ha tocado, nuestra sociedad, no reneguemos de nuestras costumbres de nuestros malos hábitos, veamos con esperanza, porque para sobrevivir tenemos que innovar, crear, tenemos que levantarnos. Seamos siendo nosotros mismos, no una sociedad perfecta, sino buenas personas. Con esfuerzo, dignidad, valentía y fe. Vivir la vida que todo el tiempo buscamos, una vida que es una suma de momentos y donde la felicidad es un momento. Debemos desaprender lo que hemos aprendido, no es intentarlo tan solo, sino hacerlo. Si por nuestros debilidades nos juzgan , nuestra aliada es la voluntad, Con determinación y firmeza. Lograremos ser mejores personas y una mejor nación.